Kategorien
Allgemein Fair Transparent

Por caminos anchos y laderas empinadas

Un viaje a las raíces colombianas del café de la ciudad de Tréveris.

Un artículo de Stefanie Schöler. Es domingo al mediodía, un día caluroso del que no hemos notado mucho en las carreteras sinuosas de nuestro pequeño coche con aire acondicionado a alquilado . El tramo de 104 kilómetros desde Medellín, la capital de la provincia de Antioquia (una de las regiones cafeteras más grandes de Colombia) hasta Ciudad Bolívar duró más de dos horas. Una y otra vez la carretera fue bloqueada por pequeños deslizamientos de tierra, trabajos de limpieza, obras de construcción o camiones de baja velocidad. Los conductores de autobuses, que conducen sus alegres y coloridos autobuses a través del paisaje, no paran de adelantar una y otra vez a un ritmo atrevido. Sí, eso es Colombia.

Hoy estamos siguiendo la pista del café de la ciudad de Tréveris y queremos saber dónde se cultiva y qué personas lo producen. Tenemos una cita con Juan, el gerente de las dos haciendas „El Encanto“ y „La Claudina“, en las que se cultiva el „oro negro“. Llegados a Ciudad Bolívar, estamos positivamente sorprendidos. Es un pequeño y animado pueblo, cuyo camino de acceso está bordeado de hoteles y haciendas – pero no nos parece turístico en absoluto.

La plaza central de la ciudad, agradablemente sombreada por hermosos árboles grandes, está llena de gente sentada en los numerosos cafés o en las escaleras o simplemente parados en pequeños grupos. La vida en Colombia es afuera en la calle, porque hace calor y si te quedas en la casa puedes perderte algo. La gente aquí es sociable y abierta.

Juan nos recoge y salimos a comer algo. Es un menú típico colombiano, que consiste en una sabrosa sopa de pescado, seguido de un delicioso pescado empanado, un delicioso arroz con coco, algunos plátanos fritos y una Arepa (una especie de pequeño pan plano hecho de maíz). También hablamos de café, comercio justo, importaciones directas, la visita de estudio de Juan a Heidelberg y su trabajo como barista en Luxemburgo. En la conversación cambiamos entre alemán, inglés y español, cada idioma tiene a veces ventajas y a veces desventajas para nuestra comunicación.

La Porta Nigra en la selva colombiana

Y luego Juan nos pregunta si nos apetece un café. Pero por supuesto! Así que vamos al laboratorio, donde él y sus colegas nos dejan probar diferentes tipos de café y diferentes métodos de filtrado. Chemex, V70, todo aquí. ¿Conocen también el típico filtro Melitta alemán? Por supuesto, pero para su café prefieren otro en el que el agua permanezca en el polvo durante un poco más de tiempo antes de que drene en la olla. Primero se enjuaga cuidadosamente el papel de filtro y al mismo tiempo se precalienta suavemente la jarra. Sólo entonces el café tostado y molido que se cultiva aquí entra en el filtro – no podría ser más fresco. Bebemos un tueste diferente al que podríamos comprar en Tréveris, donde el café se bebe un poco más débil que en Alemania. Y sabe un poco agrio. Juan sonríe, sí, esto es específico del café colombiano, la nota afrutada y ligeramente agria. Admiramos el laboratorio y nos maravillamos con los diferentes envases que vemos aquí, desde Colombia hasta el mundo entero!

Aproximadamente un tercio de nuestro café va a Tréveris, especialmente como café de la ciudad de Tréveris. Eso es bueno, porque tenemos un precio fijo allí, el café es de importación directa para ustedes. Nos gustaría vender aún más café, la demanda debería ser aún mayor“. Pero no veo un sello de comercio justo en ninguno de los paquetes. Ya me lo había notado en el café de Tréveris, así que pregunto. „Sí, no estamos certificados como comercio justo, eso es cierto. Pero te mostraré por qué es mejor para ambos lados„, dice Juan, de pie con un lápiz contra un panel de vidrio en la pared. Me pinta figuras y gráficos, años, cantidades de producción y compra.

Al final, entiendo su actitud: el comercio justo es básicamente algo bueno, se centra en el hecho de que en los países industrializados a menudo pagamos demasiado poco por productos como el café, la fruta, las flores, las especias y mucho más de los países del Sur global. Por lo tanto, el sello de Comercio Justo Fairtrade aumenta la conciencia de este abuso y, a través de la prima de Comercio Justo Fairtrade, también aumenta directamente la ganancia del productor. Pero también hay desventajas: el exportador tiene que pagar los costos de la certificación, que es un obstáculo insuperable para muchos productores, especialmente los más pequeños. Además, Fairtrade, UTZ o Rainforest Alliance sólo pagan una prima de comercio justo de aproximadamente 20 centavos (Fairtrade)! El resto del precio del café, por ejemplo, sigue estando sujeto a los precios actuales del mercado mundial. „Y ciertamente se puede imaginar que la producción también está sujeta a fluctuaciones naturales.

Los años 2017 y 2018, por ejemplo, fueron catastróficamente malos para nosotros. Pudimos cosechar casi un 40% menos de granos de café de lo habitual. La lógica del mercado dice que en realidad tendríamos que pagar casi el doble. Pero no funciona así, porque tenemos competencia en todo el mundo y no todos los países tienen malas cosechas. Afortunadamente, al menos tenemos un contrato fijo con Alfons Schramer (Director Gerente, Mondo del Caffè) , que nos garantiza unos ingresos básicos, ya que tenemos un precio fijo que, dependiendo de la calidad del café, oscila entre 5 y 7,80 euros por kilo. El precio no se basa en el precio del mercado mundial y, por lo tanto, no fluctúa tanto. Pero los dos últimos años han sido, en principio, un negocio deficitario para nosotros. En general, todo el sistema de comercio justo es muy eurocéntrico y eso es extremadamente desfavorable para nosotros“. „Y“, añade Juan, „no tenemos el sello, pero Alfons Schramer estuvo aquí junto con Nikolaus Bieger (gerente de desarrollo rural) y comprobaron todo de acuerdo a los estándares de FLO„. Recuerdo haber visto el informe de la prueba en la página online de Trier City Coffee.

Limpieza y fermentación del café.

Pensativamente bebemos nuestro café mientras tanto nfriado. Bastante injusto, creo, porque nunca me he dado cuenta de que el precio del café se habia duplicado de repente. En realidad, se sentía más barato con el paso de los años. En la tienda de descuento vi café con el sello Fairtrade y el sello orgánico por menos de 10€ por kilo – ¿cómo puede funcionar algo así? Probablemente no, al menos no es justo para todos los eslabones de la cadena de producción. Nosotros, como consumidores, de alguna manera nos vemos afectados muy poco por las condiciones y problemas de producción de los caficultores. Seguimos sentados en Boxhagener Platz en Berlín, Darmstädter Markplatz, Münchner Viktualienmarkt o Neustraße en Tréveris y bebemos nuestro café latte macchiato, espresso o de filtro, y el precio no cambia tan drásticamente como tendría que hacerlo debido a los fallos en las cosechas.

Pero antes de que caigamos demasiado en pensamientos sobre la injusticia entre países productores y consumidores, el dinámico Juan ya está con el siguiente punto del programa: „Así que ahora vamos a la plantación de café, antes de que oscurezca“, él grita y nosotros empacamos nuestras cosas. „Desafortunadamente no puedo mostrarles directamente la plantación donde cultivamos el café de la ciudad de Tréveris, es demasiado tarde para eso y tendríamos que caminar un largo camino. Por eso ahora llevamos mi coche donde un amigo mío, cuya plantación está un poco más cerca y se puede subir hasta la cima“. Estoy un poco decepcionado, porque tenía curiosidad por saber exactamente dónde se cultiva nuestro café. Pero cuando miro el reloj, me doy cuenta de que sólo nos quedarán 2 horas de sol, porque aquí oscurece poco después de las 6 de la tarde (todo el año, porque el ecuador atraviesa Colombia). Así que nos subimos al jeep y mientras subimos por el sendero empinado y pedregoso me pregunto cómo serán las laderas de la hacienda de Juan si segun él esta es una plantación facil de acceder.

Primero nos detenemos al pie de la colina donde se encuentran las plantaciones de café y somos recibidos por dos perros que mueven sus colas. Admiramos el jardín en el que también hay un árbol de mango, incluso las frutas verdes inmaduras huelen deliciosas. Luego caminamos un poco más hasta la planta de procesamiento. Huele ligeramente alcohólico, y en una de las cuencas los granos de café nadan en agua espumosa.

En estas salas el café es lavado, fermentado, pelado y secado antes de ser empacado en bolsas y preparado para la exportación. Miramos en todas partes y tomamos fotos mientras Juan explica el proceso y responde a todas nuestras preguntas.

Foto: Juan Fernando Saldarriaga

Finalmente la camioneta nos lleva un poco más arriba de la colina, en algunos lugares un verdadero desafío para el vehículo y el conductor, pero después de sólo cinco minutos finalmente llegamos a un punto en el que no podemos ir más allá en coche. „¿Y cómo llegan los recolectores aquí?“ Me pregunto a mí y a Juan. „La mayoría de ellos tienen motocicletas que los traen hasta aquí bastante bien. Pero entonces, por supuesto, es un trabajo bastante duro. En cualquier clima, en sol melancólico así como en lluvia torrencial recogemos aquí. Hoy es domingo, no hay trabajadores en las plantaciones y además no hay mucho café ya maduro en este momento, sólo unos 30 a 40 kilos por día. Las principales temporadas de cosecha son de junio a julio y de octubre a diciembre„. „¿Y qué se merece un recolector así? „Los recolectores aquí son en su mayoría trabajadores de temporada, muchos vienen de la región, incluso de la aldea, pero algunos vienen aquí sólo para la cosecha.

Y se les paga según el rendimiento, por kilo reciben entre 500 y 600 pesos colombianos, lo que corresponde a entre 15 y 18 céntimos de euro. Un recolector puede recoger de 150 a 250 kilogramos de granos de café al día y ganar entre 22,5 y 45 euros al día. Así que el sistema es el mismo de casi todas las cosechadoras, como en Alemania con espárragos, por ejemplo, creo. El salario mínimo legal de 828.116 pesos colombianos (equivalente a unos 235,7 €) habría sido alcanzado por los cosechadores a más tardar después de 11 días de trabajo.

Trabajadores pesando las cerezas de café cosechadas. Foto: Juan Fernando Saldarriaga

Por el momento es idílico, se pueden ver las laderas verdes, no hay nadie aquí y en los maravillosos cafetos verdes brillan algunos frutos rojos brillantes. „Pruébalo“, dice Juan y me pone una cereza de café madura bajo la nariz. Cuidado le doy un mordisco, en realidad es delicioso. Por fuera, de alguna manera afrutado, entonces dulce y el grano de café, que ahora todavía está verde, sabe muy lejano a lo que sabrá una vez por la mañana en mi taza. „Incluso se hace té de la cereza de café ahora , pero no lo producimos aquí.“

Pero el sol se está poniendo lentamente en el horizonte, así que es hora de dar un paseo en jeep hasta el pueblo, donde llegamos con una lluvia fuerte y repentina. Nos despedimos con un último café, pero estamos decididos a volver a vernos el próximo verano en el Festival Mundial del Café en Berlín. Tengo curiosidad por ver lo que Juan dirá sobre la nueva cosecha y las interminables colinas del café. Mientras nuestro camino serpentea por los sinuosos caminos que conducen a Medellín, estamos de acuerdo: fue un gran día y una visita emocionante. Esperamos que en el futuro haya aún más contactos directos germano-latinoamericanos que ofrezcan a la gente de Alemania una buena taza de café a buen precio y le den a la gente de Colombia un ingreso con el que puedan ganarse la vida. Hasta entonces, espero que aún más gente de Tréveris reconozca la perla que tienen con el café de su ciudad. Un producto, cultivado sólo para ellos en Colombia en condiciones justas, traído a Trier, cariñosamente tostado, y todo esto por gente que se conoce personalmente Trier – ¿qué más se puede pedir?


Autor invitado

Stefanie Schöler


Stefanie Schöler tiene un doctorado en psicología con enfoque en la salud y seguridad laboral y vive en Berlín. En su tiempo libre se compromete a luchar contra el desperdicio de alimentos y por el comercio justo. Para su blog trilingüe (alemán-inglés-español) www.fairtradeajourney.org visita a la gente en los países productores, los entrevista y escribe sobre su vida cotidiana. Su viaje a Fairtrade comenzó por casualidad en el Weltladen de Tréveris y la llevó a las raíces de la Stadtkaffe de Tréveris en Colombia. Ha sido una fanática declarada de América Latina desde entonces. El artículo publicado anteriormente también se puede encontrar aquí en su blog.

Von Adrian

Adrian ist seit 2018 bei der Lokalen Agenda aktiv und kümmert sich vor allem ums Kommunizieren guter Sachen. Wichtig sind ihm gutes Essen, Respekt vor der Umwelt und Begeisterungsfähigkeit.